¿Qué es un ciberdelito y cómo actuar ante uno?

El ciberdelito es una forma de delincuencia que afecta la identidad, propiedad y seguridad de una persona o empresa. Como bien lo indica su nombre, este tipo de delitos se realiza en un ámbito digital; lo que puede abarcar sistemas de información, computadoras, internet, redes sociales, blockchain, archivos digitales y otros semejantes. Te contaremos todo lo que implica el ciberdelito, cómo reconocerlo y, sobre todo; cómo debes actuar ante una amenaza de ciberdelito.

¿Qué implica un ciberdelito?

Un ciberdelito puede ser el objeto final o el medio para un delito mayor; es decir, una persona o empresa puede ser victima de un delito como el sabotaje informático, hackeo piratería, etc.; resultando afectados por estos delitos cibernéticos. Pero, también pueden ocurrir delitos informáticos como un medio para recurrir a otros tipos de delitos mayores; por ejemplo, falsificar documentos, robo de identidad, pornografía infantil y otros fraudes electrónicos.

Tipos de crímenes del ciberdelito

  • Sabotaje informático: esto puede implicar la destrucción de máquinas computadoras, programas informáticos, información almacenada en ordenadores, etc. Este tipo de delitos suele ocurrir con mayor frecuencia en el ámbito político.
  • Piratería informática: este tipo de delito hace referencia a la acción de hacer pasar cierto contenido copiado como si fuera original. La piratería informática abarca el hecho de que un individuo utilice los ordenadores de su sitio de trabajo; sin autorización o fuera de las horas laborales para obtener un beneficio personal e ilegal. También puede referirse al robo de software y datos; a fin de apropiarse de archivos informáticos y posteriormente utilizarlos para su beneficio.
  • Cajeros automáticos y tarjetas de crédito: abarca el robo de una tarjeta magnética para posteriormente retirar dinero de cajeros automáticos o acceder a las claves de acceso de cuentas bancarias para robar los fondos de la misma.
  • El caso Chalmskinn: se refiere al acceso a ordenadores industriales centrales de una red; a fin de malgastar fondos, interrumpir el acceso a telefonía móvil, etc.
  • Robo de identidad: en este tipo de delito se obtienen los datos personales de una persona; de forma ilegal para luego realizar diversas operaciones fingiendo ser la victima y obtener un provecho personal. También se considera como un delito de estafa.
  • Ciberacoso: este tipo de delito es frecuente en las redes sociales e implica diversas amenazas a fin de obtener un beneficio económico o de otra índole; para lo cual se recurre a diversas manipulaciones y acosos en contra de la víctima; amenazándola con revelar supuesta información confidencial o comprometedora.

Estos son algunos de los crímenes que abarca el ciberdelito y que anualmente afecta a millones de personas.

¿Cómo identificar un delito informático?

Una de las maneras más efectivas de identificar un ciberdelito, es estar atento a uso, manejo y divulgación de nuestros datos personales; por supuesto, esto va a depender del crimen específico que se realice; ya que como vimos, algunos de estos delitos pueden las capacidades de protección de un usuario; sin embargo, es importante estar siempre atento en todo momento a cualquier irregularidad o evento sospechoso que pueda detectar una alarma.

¿Cómo actuar si eres víctima de un ciberdelito?

Es importante actuar rápido, ya que muchas veces este tipo de delito puede poner en riesgo la vida de una persona o sus familiares; también es importante guardar cualquier información o registro que pueda servir como prueba o pista para luego suministrarla a las autoridades. También es importante denunciar ante las autoridades competentes y facilitarle cualquier información que sirva para capturar a los delincuentes.

¿Cómo prevenirlos?

Se pueden tomar ciertas medidas de precaución para evitar un ciberdelito, como las siguientes:

  • Utilizar antivirus que puedan analizar los sistemas y archivos que utilices en tu ordenador.
  • No descargues archivos desde fuentes desconocidas ni accedas a enlaces, sitios web o videos sospechosos.
  • No accedas a enlaces que recibas de correos electrónicos sospechosos o desconocidos.
  • Nunca reveles tus contraseñas ni datos personales a terceras personas.
  • Navega y realiza búsquedas desde sitios seguros y nunca guardes tus contraseñas de forma predeterminada.
  • No accedas a tus redes sociales, cuentas bancarias y otras informaciones delicadas desde una conexión a internet pública o compartida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here