Los perfumes frescos son para el verano hazte con tu mejor fragancia para la nueva temporada

Uno de los atributos más característicos de las personas es su olor. El olor que tenemos es prácticamente único y es debido a que nuestra piel es diferente. Para hacernos una idea de lo personal que es, recordemos la historia del best seller “El Perfume”, en la que el protagonista ni siquiera conseguía hacerse un hueco entre su sociedad porque carecía de olor personal, y tenía que robar el de los demás (ninguno le servía). De hecho, ni siquiera el mismo perfume crea el mismo efecto en todas las personas. Es por eso que consideramos a los perfumes un aliado muy útil, sobre todo con el buen tiempo.

Los matices que encontramos en cada perfume, permiten tomar la decisión que más se ajuste a nuestras características y nuestras preferencias, ya que podemos encontrar fragancias de muchos tipos.

Una de las elecciones más frecuentes para esta temporada son los perfumes frescos.

¿Por qué solemos aumentar su uso en verano?

El principal motivo no es difícil de imaginar, cuando llega el buen tiempo, todos pasamos más tiempo en la calle, es más frecuente reunirse con amigos y familiares al aire libre, y al relacionarnos con los demás es muy importante que nuestra presencia sea la que deseamos. Uno de los factores que más limita lo agradable de nuestra presencia  es nuestro olor. Con el buen tiempo, llega el calor, y con el calor llega el sudor y los olores corporales se hacen más intensos. Los perfumes frescos evitan esto, además de otorgarnos una fragancia ligera y atractiva.

¿Y, por qué son más irresistibles y ‘ponibles’ con el buen tiempo?

Esta es una cuestión mucho más interesante que la anterior, y es que aunque no lo parezca, cada olor tiene una personalidad distinta y nuestra actitud puede potenciar o disminuir muchos de los matices que alberga un frasco de perfume. Cuando llega el buen tiempo nuestro ánimo se ve afectado, mejorando y haciéndonos lucir muchos más activos y atractivos, además de amigables y agradables. Aquí es donde entran en juego los perfumes frescos, si además de encontrarnos emocionalmente potentes y seguros, encontramos un frasco con un elixir irresistible para el olfato de los demás, ¿imaginamos cuál puede ser el resultado?. Efectivamente, el resultado es conseguir una identidad propia con un equilibrio perfecto entre nuestra actitud, nuestras emociones, y el olor que desprendemos.

Esta señal de identidad, según diversos estudios, es de las que más fuertemente permanecen en el recuerdo que tenemos de los demás cuando conocemos a gente nueva. Podríamos creer que es  más importante tener perfectamente planchada la falda o la camisa, pero el caso es que el olor es una característica mucho más relevante. Si no, podemos hacer un simple juego para poner a prueba nuestro sentido del olfato, basta con oler colonia de bebés para recordar nuestra infancia, o el olor de la esencia de vainilla para recordar inmediatamente cualquier momento en familia mientras se hacía un bizcocho en el horno. El olor de las personas es igual, y el perfume que utilizamos va a acompañarnos en el recuerdo que los demás tienen de nosotros.

Como ocurre con infinidad de productos, existen páginas webs en las que se ofrece un catálogo de perfumes, cada uno con una personalidad y matices diferentes. Es realmente aconsejable dedicar un buen tiempo a elegir nuestra fragancia hasta dar con la idónea para sentirnos cómodos y utilizarla,como ya hemos dicho, como señal de identidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here