Es vital la asesoría de expertos para reclamaciones por negligencias médicas

Toda persona que sea víctima de una mala praxis médica tiene derecho a demandar tanto al profesional de la medicina que cometió el error como al centro médico en el que recibió la atención. Con esto se busca lograr una indemnización para reparar el daño, en caso de lesiones leves, y una pena para las graves e incluso muertes, que llevaría además de la indemnización, a varios años de prisión o la inhabilitación permanente del médico responsable. Para cualquiera de los casos se requiere contar con la asesoría y el acompañamiento de abogado especialistas en el área.

Todo acto ejecutado por un profesional de la medicina que cause una lesión, daño,  tanto físico como moral, o la muerte a un paciente, sea por acción, omisión, desvío de las normas o preceptos relacionados con el ejercicio de la medicina, es considerado como una negligencia médica, o según el Derecho, una infracción de la Lex Artis ad hoc, la cual lógicamente conlleva a consecuencias legales.

Son consideradas negligencias médicas, la impericia e imprudencia a causa de la poca experiencia en la práctica de la medicina, un error durante una intervención quirúrgica o un procedimiento estético, error en cualquier diagnóstico, prescripción inadecuada de medicamentos, actuar sin el consentimiento del paciente o de sus familiares, que el paciente contraiga alguna infección hospitalaria, la transmisión de enfermedades o infecciones por medio de transfusiones, lesiones perinatales y las sufridas por la madre durante el parto, entre otras muchas.

Pese a que España es conocida por la calidad  de sus servicios médicos, tanto en el ámbito público como privado, esto gracias al alto nivel y capacitación de los profesionales de la medicina, nadie está exento de cometer en algún momento un error por un mal diagnóstico o una imprudencia, lo que no será responsabilidad del paciente, y por lo tanto, éste o sus familiares, dependiendo el caso, deberán ser compensados con una indemnización, o en el peor de los casos, esto llevaría a la suspensión del médico de su cargo o su inhabilitación para ejercer la profesión.

Consecuencias legales

En algunas ocasiones, la regla de oro relacionada con la atención médica es olvidada, y en algunos otros casos vulnerada, lo que la mayoría de las veces  termina causando daño a los pacientes durante el proceso asistencial. Estas situaciones necesitan de una respuesta ante la justicia, lo que está previsto en la legislación vigente.

Para lograr una indemnización por una mala praxis médica, la víctima requerirá introducir una demanda, para ello necesitará de la asesoría de un abogado de negligencias médicas en Madrid con experiencia en la tramitación de procedimientos por errores o negligencias médicas,  pero sobre todo, con la tasa más alta de éxito en Derecho sanitario.

En vista de que, por lo general, la reclamación de una negligencia médica puede ser un proceso confuso y tortuoso, el profesional del Derecho se encargará de asesorar y explicar de manera detallada sobre los pasos a seguir para la reclamación, y sobre cuáles son los derechos tanto de la víctima como de sus familiares. Además de ofrecer toda la información que necesita este tipo de casos, el abogado se encargará de hacer las diligencias pertinentes para demostrar la mala praxis médica, así como de acompañar a los demandantes en todo el proceso legal.

¿Qué hacer si uno es víctima de una negligencia médica?

Cuando lamentablemente uno es víctima de una lesión o daño por un mal procedimiento y se decide por hacer una reclamación por negligencia médica,  lo primero es no perder tiempo y de inmediato recopilar toda la información que se tenga a mano, incluso tiene derecho a exigirla al personal de la institución de salud. De ser necesario, puede recurrir también a testimonios de otros pacientes o testigos de lo ocurrido.

Una vez obtenida toda la información, el abogado analizará las vías más rápidas para proceder a llevar a cabo una demanda en los organismos respectivos.

Hay tres vías: la civil, la penal y la contencioso-administrativa. Si la lesión es grave, o incluso, causó la muerte del paciente, seguro que el abogado elegirá la vía penal, en vista de que es la más rápida y económica para el cliente. En este caso, la intención será la de lograr una indemnización, así como una pena de prisión o la inhabilitación permanente del médico que hubiese cometido la mala praxis. Adicionalmente se puede ejercer una demanda contra el centro médico, sea público o privado, donde la víctima haya recibido la atención.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here