Detenidas tres personas en Barakaldo por explotar sexualmente a mujeres a las que engañaban en Paraguay

La Policía Nacional ha detenido este lunes a un clan familiar de origen paraguayo que se dedicaba a traer a España a mujeres de este país sudamericano para explotarlas sexualmente y prostituirlas en un piso de Barakaldo (Bizkaia). Los agentes conocieron la trama gracias a que dos de las mujeres denunciaron ante la policía que estaban siendo forzadas a ejercer la prostitución. Los detenidos, dos mujeres paraguayas y un español, obligaban a las denunciantes a realizar servicios sexuales siempre que hubiera clientes en este lugar.

Según la investigación policial, los tres detenidos se aprovechaban de paraguayas con dificultades económicas y les ofrecían un supuesto empleo en Europa como camareras. Las víctimas aterrizaban en París o en Roma, con el viaje pagado, para su posterior traslado a Bilbao o a Canet (Francia), donde las llevaban al piso y les informaban de la verdadera situación. Los trabajos sexuales se producían en jornadas prácticamente sin descanso, pues debían de estar disponibles para cuando llegara algún cliente en cualquier momento. Apenas tenían una hora libre al día para comprar comida o productos básicos y les facilitaban un teléfono móvil para que los hombres las llamaran a cualquier hora. Además, estaban constantemente vigiladas por cámaras repartidas por toda la vivienda y tenían que colgar en la red fotos suyas desnudas o semidesnudas para atraer a los clientes.

Una vez explotadas en el inmueble, les decían que la mitad del dinero que obtenían sería para los explotadores, a fin de compensar el desembolso de los billetes de avión, y el resto para ellas. Sin embargo, jamás recibían lo prometido y tan solo disponían de pequeñas cantidades que enviaban para sus familiares o empleaban en adquirir sus alimentos.

La operación, que irrumpió en el piso de Barakaldo, se saldó con las detenciones de la líder del entramado, su hermana y el varón español que era pareja de una de ellas. Se les acusa de un presunto delito de tráfico de seres humanos con fines de explotación sexual, contra los trabajadores extranjeros y pertenencia a organización criminal. Asimismo, en el piso se ha intervenido un móvil, 4.345 euros en efectivo y documentación como contratos de alquiler, tarjetas de embarque o resguardos de dinero enviado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here