Todas las noticias Archivo
www.adnmundo.com
Viernes 31 de Octubre de 2014 Washington 09:01
8º / 17º
Domingo, 23 de Marzo de 2008 Sea el primero en comentar esta nota Fuente: Derf.com.ar

Sexo explícito en un boliche

Lo que desató la polémica fue una nota publicada como consecuencia de la denuncia de una lectora que afirmaba que en un conocidísimo boliche bonaerense se podían ver claras situaciones de jóvenes manteniendo relaciones sexuales.

Sexo explícito en un boliche
Enviar Enviar
Imprimir Imprimir
Corrección Sugerir Corrección
Comentarios Escribir Comentarios
Anterior Semana Santa: ya son 42 los muertos por accidentes viales
Siguiente La ex mujer de Sarkozy se casa nuevamente
 
Technorati Yahoo

Dos especialistas se meten en el mundo del sexo público y explican el por qué de la transgresión, sus límites y el comportamiento de quienes disfrutan de la sexualidad en multitud.

Algunos comentarios de los lectores dan cuenta del debate al que dio lugar la nota:

“Esto es un verdadero asco. El otro día vi en un programa de investigación las cosas que hacían en boliches de Capital”, se quejó Marina.

"Si la discusión es por lo que se ve un jueves, basta con que prendamos la tele y veamos en el I-Sat o en The Film Zone en una hora cercana a la medianoche el contenido pornográfico directo y al alcance de cualquier menor. Esto (lo de Pinar de Rocha) está enmarcado dentro de un contexto, con erotismo alto propio para personas que disfrutan de ese producto. (...) Es una pena haberse excusado sólo en un producto pretendiendo hacer un disparador de cuestiones que en este caso sólo nos quita la posibilidad de divertirnos en un lugar ameno y agradable (sic)", planteó Mariano.

“¿Por qué directamente no le cambian el nombre a esos lugares? En vez de ‘disco’ que le pongan ‘quilombo’ y solucionado el tema. Es patético ver la promiscuidad en sitios donde se va bailar o al menos están destinados a eso. Cada vez más loca la gente... cada vez más abajo las mujeres, ya no tienen dignidad”, aseguró Tere.

El sexo cien por ciento explícito en los boliches causó comentarios de todo tipo en la nota publicada hace unos días. Una lectora había denunciado que en Pinar de Rocha, clásica disco de Ramos Mejía, chicos y chicas del público participaban de un show de strippers de alto contenido sexual. No sólo se tocaban sino que también se desnudaban por completo y mantenían sexo oral entre los propios jóvenes que subían al escenario.

Más allá de si está bien o no que ésto suceda en una discoteca, es claro que poco a poco se va superando la barrera de los límites. Y justo con la sexualidad, con el acto más íntimo del hombre como ser social e individual. ¿Hasta dónde se puede llegar? ¿Qué sucede cuándo la sexualidad se vive en público?

“Tal vez no sea conveniente que haya sexo explícito. Pero peor es que hay violencia explícita, la violencia inunda todo. Desde el punto de vista de la psicopatología, el sexo tiene naturaleza de intimidad, entre tanta exhibición hay una zona que es conveniente que sea íntima porque si esto no sucede nos quedamos sin intimidad. Si se hace público, el sexo deja de ser un misterio”, explica Alfredo Moffat, psicólogo social. Y agrega: ” Hay un elemento que es la trasgresión, el desafiar a la generación anterior, por ejemplo con la ropa, las conductas y también el sexo. Lo desafiante es necesario. Pero no así”.

Para Moffat, con este acto “deja de existir el espacio de la subjetividad entre dos personas”. “Un boliche no es un lugar de para que suceda eso –puntualiza-. Pero ojo, los límites deben empezar a ponerse acá y seguir con cosas más complejas como trabajar para que no haya chicos de la calle. Poner límites al dolor”.

Por su parte, la sexóloga Sandra Lustgarten asocia este tema “con la perversión, lo prohibido, con transgredir la ley del respeto de no hacerlo públicamente”. “Son varias cosas. La sensación del placer por la transgresión, la sexualidad como una dirección donde el objetivo real se pierde, que debería ser la intimidad que implica una relación sexual; porque vos podés elegir un trío pero sigue siendo privado”, sostiene.

¿Dónde está el placer?

“Acá se busca el placer a través de mostrar el deseo propio de quienes miran esa escena además de participar. Cuando hay situaciones tan perversas, los pacientes son personas que al final tienen muchas dificultades en el área sexual… cuando están en una situación normal no sienten placer, no disfrutan… buscan alternativas que exacerben el deseo”, relata Lustgarten.

Pero claro, un boliche no es lo mismo que un cabaret, un bar para mayores o un departamento privado. “Esto es un poco el desplazamiento de los lugares swingers -afirma-. El erotismo está puesto en la multitud. Las personas no se motivan en la pareja misma sino en el entorno”

Ya lo dijimos. No es una novedad un show de strippers en una disco. Tampoco que participen jóvenes que, en teoría, fueron a bailar. Pero sin duda se llega cada vez más lejos, no sólo por el acto sexual sin pudor alguno ante cientos de personas sino por el lugar y el contexto en el que se lleva a cabo.

 
 
Lo + leido Lo + comentado Últimas noticias

Publicidad en adnmundo.com | 

Quiénes somos | 

Servicios Corporativos | 

Recomiéndenos | 

Archivo

Desarrollado por Esquemas.com

Todas las noticias | 

Las noticias en tu sitio | 

Las noticias resumidas | 

Contáctenos

Política Internacional y Seguridad | 

Economía y Comercio  | 

Medio Ambiente / Energía

Deportes | 

ADN Cool | 

Turismo |