¿Cómo seleccionar el zapato de niño ideal para su primera comunión?

El día de la primera comunión es muy importante a nivel espiritual y también para el desarrollo personal de los niños. El atuendo escogido para ese día es muy importante y, dentro de todo, los zapatos ocupan un lugar protagonista. En el caso de los niños existen modelos muy bonitos para lograr una presentación de diez.

Si ya se tiene la fecha para realizar la presentación de los niños en su primera comunión, la elección de la ropa que utilizarán no se puede dejar para el último minuto, y menos aún, los zapatos de comunión para niño, porque son los que le permitirán completar la presentación personal y sentirse muy bien en ese gran día. Eso sí, existen muchos elementos que son indispensables de cuidar para lograr que los mismos sean los más idóneos.

Los materiales de fabricación

Éste es un aspecto fundamental en cualquier tipo de producto que compremos para nosotros o nuestros niños. En el caso de los zapatos de primera comunión, aunque se vayan a comprar para ser el complemento de un evento específico, es mejor asegurarse que sean de buena calidad, pues solo así se podrán aprovechar por más tiempo y valdrá la pena la inversión.

Dentro de las mejores opciones que se encuentran en el mercado tenemos los que son hechos de piel, los de lino, los que se fabrican en serraje y hasta los de charol. Cada uno de estos materiales tiene sus pros y contras, y todo siempre dependerá del tipo de ropa a utilizar y las preferencias del niño.

La comodidad

Que los niños disfruten de unos zapatos de comunión muy cómodos es clave para que puedan sentirse a gusto durante todo el acto. Para asegurar que esto sea así hay distintos elementos que se pueden constatar a la hora de realizar la compra de los zapatos:

  • El tipo de suela: en muchos casos los zapatos son hechos con detalles de mucha elegancia sobre una suela de goma que les ayuda a que sus pisadas sean más suaves y que obtengan un mejor soporte.
  • La talla: aunque muchos padres tienen la costumbre de comprar 1 o 2 tallas por encima de la que el niño realmente utiliza, con el fin de que les duren por más tiempo. Esto les resulta incómodo en el momento de utilizarlos, ya que se les pueden descalzar al caminar o sentir los pies poco protegidos en el interior.
  • Amoldarse a la forma del pie: zapatos hechos de piel, por ejemplo, son muy buenos para amoldarse al pie del usuario y los niños no son excepción a esto. Con esta característica se facilitará que el niño pueda hacer uso del zapato como si hubiese sido creado exclusivamente para él.
  • Transpiración: es muy importante que el zapato facilite el proceso de transpiración para evitar que los niños se sientan incómodos por el sudor que en ocasiones suele aparecer. Es importante complementar con unos buenos calcetines también.

El diseño

Un último aspecto en el que se debe poner el enfoque es en el diseño del zapato, comenzando por un asunto de tanta relevancia como el color. Lo normal es que se elija primero la ropa a utilizar y ésta se complemente después con los zapatos, por lo que se podrá escoger el que vaya más a juego, bien sean negros, blancos, color crema, azules, entre otros.

Los detalles de ajuste del zapato también son relevantes, tanto a nivel de diseño como de comodidad. Existen modelos que simplemente se calzan y es más que suficiente, mientras que otros se ajustan con un detalle en velcro o con cordones, los cuales terminan por ofrecer mucha mejor sujeción del zapato al pie.

Los zapatos de comunión, aunque no son el protagonista en sí, forman parte de la presentación que tendrán los niños en su día especial, así que asegurarse de ofrecerles la mejor alternativa es clave y, si se hace una buena búsqueda, hasta será posible hallar precios muy competitivos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here