Cómo construir una mentalidad de crecimiento en sus estudiantes y adolescentes

Mirando hacia atrás, nuestros días en la escuela secundaria fueron grandiosos, bien, o decepcionantes (¡o peores!) dependiendo del año. Así que debemos esperar que nuestros estudiantes empiecen este nuevo año escolar con entusiasmo, ambivalencia, y tal vez hasta con temor, a menudo dependiendo del año anterior. Independientemente de la actitud de sus hijos/estudiantes, aquí hay una cosa de la que todos se pueden beneficiar mientras hacen su gran entrada – tomar el Reto de Crecimiento.

¿Qué es el Reto del Crecimiento, se preguntará? Aquí hay una sinopsis rápida: Haga que sus estudiantes/hijos tomen nota de dónde están ahora en aspectos claves de su vida. Luego, haga que identifiquen algunas áreas de enfoque para el crecimiento/mejora. Luego, anímelos a desarrollar planes para alcanzar sus metas de crecimiento. Finalmente, haga que evalúen su progreso trimestralmente (y que hagan ajustes a su plan según sea necesario). En el mundo de los negocios, llamamos a esto el ciclo de «planear, hacer y revisar», ¡y funciona para las personas también!

Como padres, maestros y mentores, jugamos un papel importante en el éxito de la próxima generación. Por supuesto, la responsabilidad de sus elecciones no recae sobre nosotros, pero es nuestro trabajo equiparlos, animarlos y capacitarlos. Una manera poderosa es ayudar a facilitar el Reto del Crecimiento. Aquí hay algunos pasos para ponerlo en marcha.

  1. Comience con una autoevaluación holística. Haga que su niño/estudiantes registren cuán satisfechos están en términos de: 1) académico (calificaciones, materias específicas, hábitos de estudio, etc.), 2) relaciones (amistades, familia, red de contactos), 3) salud física y bienestar (aptitud, salud, nutrición), 4) salud emocional y espiritual (autoestima, confianza, satisfacción, fe, gratitud, temperamento), 5) liderazgo/habilidades sociales (integridad, fiabilidad, ética de trabajo, espíritu de equipo, manejo del tiempo, profesionalismo), y 6) intereses/actividades extracurriculares.

Luego, con base en sus autoevaluaciones, haga que identifiquen sus mayores prioridades de crecimiento para el próximo año para cada categoría. ¿Cuál podría tener el mayor impacto en el futuro cercano? ¿A largo plazo? Deles tiempo para pensar en esto y anímelos a que registren sus pensamientos en un diario o en un dispositivo.

2. Pídales que desarrollen sus principales prioridades generales basadas en las conclusiones de cada categoría. Padres, maestros y mentores, usted puede ayudarlos a priorizar compartiendo su propio conocimiento o experiencia, pero no tome sus decisiones por ellos. (Por ejemplo, si un estudiante espera ingresar al ejército después de la escuela secundaria, el entrenamiento físico podría estar más alto en la lista de prioridades que un estudiante que planea hacer una pasantía en una galería de arte).

Anímelos a registrar sus tres a cinco prioridades principales para el crecimiento. No deje que se pasen haciendo una lista de lavandería. Luego, pídales que establezcan metas específicas y alcanzables para cada una de sus prioridades principales. ¿Qué constituiría el éxito para ellos? ¿Cuáles son algunas maneras mensurables en las que pueden rastrear su progreso? Luego, pídales que desarrollen pasos de acción para ayudar a que sus metas se hagan realidad.

3. Finalmente, sugiera una revisión trimestral (con un mentor, consejero, padre o maestro) para evaluar su progreso, y haga cualquier sugerencia o corrección necesaria a mitad del curso para lograr sus metas.

Este «desafío de crecimiento» no sólo les ayudará a progresar este año, sino que es una disciplina que les servirá para toda la vida.

Comencemos a construir una mentalidad de crecimiento en nuestros niños, adolescentes y estudiantes. El futuro les pertenece a ellos, pero empieza con nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here